Edición Española
Cultura / Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno

La sangre de mi espíritu

La sangre de mi espíritu es mi lengua,
y mi patria es allí donde resuene
soberano su verbo, que no amengua
su voz por mucho que ambos mundos llene.

Ya Séneca la preludió aún no nacida
y en su austero latín ella se encierra;
Alfonso a Europa dio con ella vida.
Colón con ella redobló la Tierra.

Y esta mi lengua flota como el arca
de cien pueblos contrarios y distantes,
que las flores en ella hallaron brote,

de Juárez y Rizal, pues ella abarca
legión de razas, lengua en que a Cervantes
Dios le dio el Evangelio del Quijote.




TAMBIÉN EN MIGUEL DE UNAMUNO

Eres sueño de un dios; cuando despierte / ¿al seno tornarás de que surgiste?
Madre, llévame a la cama, / que no me tengo de pie.
En este mar de encinas castellano / los siglos resbalaron con sosiego / lejos de las tormentas de la historia
El armador aquel de casas rústicas / habló desde la barca: / ellos, sobre la grava de la orilla, / él flotando en las aguas.
En el silencio estrellado / la Luna daba a la rosa / y el aroma de la noche / le henchía -sedienta boca- / el paladar del espíritu, / que adurmiendo su congoja / se abría al cielo nocturno / de Dios y su Madre toda...
¡Lo amaba, lo amaba! / ¡No fue sólo milagro del genio! / Lo intuyó cuando estaba dormido, / porque sólo en las sombras del sueño / se nos dan las sublimes visiones, / se nos dan los divinos conceptos, / la luz de lo grande, / la miel de lo bello...
© 1991-2016 The Titi Tudorancea Bulletin | Titi Tudorancea® is a Registered Trademark | Aviso legal